El corazón del arif (gnóstico) contempla la naturaleza divina

“A quien se familiariza con lo creado (al-jalq) le espanta la Realidad Divina (al-Haqq).”

Quien se familiariza con las criaturas y se interesa por la apariencia formal de las cosas siente aversión por la Realidad divina. Sin duda, son “dos contrarios que se excluyen” por lo que aproximarse a uno es alejarse del otro. Quien contempla a los seres creados sin ver a Dios antes, después o la vez, sólo ve objetos individuales y se aleja de Dios.

Dice un poema de Abu Ishaq al-A.zab:

El corazón del arif (gnóstico) contempla la naturaleza divina.
Y nada le vela de su Señor.
Nuestra raiz y nuestro fruto.
Están en el aroma de la proximidad.
Él te acerca y te llena de pasión.
¡Ay! Si no fuera por la contemplación, de amor moriría.

Extraído del lbro: El frutos de las palabras inspiradas.

Abu Madyan de Cantillana, Sevilla.

comentado por Sayj Ahmad al-Alawi.